jueves, 20 de julio de 2017

13 PELÍCULAS ENORMES QUE HE VISTO EN SITGES Y SE CONOCEN POCO




Soseiji (Gemini)

Joya del cineasta japonés Shinya Tsukamoto, quizás cuando estaba en su mejor momento de forma y usaba la herencia cyberpunk de su Tetsuo, para inquietarnos con historias nada convencionales pero mucho más digeribles que aquélla. Compleja, adictiva, extraña, nerviosa pero sobre todo muy fascinante, Soseiji nos mete en el mundo de los dobles y los hermanos gemelos vengativos para mostrar la dualidad de las personas con el exceso y la paranoia habitual en el director japonés. Un pequeño tesoro escondido, no apto para todos los paladares.




No such thing

El año que vi en Sitges Mulholland Drive no dejó demasiados títulos interesantes que no hayan sido luego reconocidos o debatidos, así que me inclino por rescatar esta película de Hal Hartley porque fue especialmente vapuleada y a mí no solo me pareció rescatable sino notable. Con un ritmo lento, parsimonioso y una narración llena de pesimismo pero también de inusual poesía, la cinta nos habla de la relación entre un ser monstruoso y una hermosa Sarah Polley, dotando a la narración de transcendentalismo, filofosofía y tristeza. Muchos no la soportarán, obvio, pero algunos vemos en ello una delicadeza muy especial, casi etérea. A descubrir. 



Soft for digging

Menudo año el 2002. Películas como Ichi the killer de Miike, Dolls de Kitano, Irreversible de Noé o Spider de Cronenberg me maravillaron en Sitges. Pero si alguna cinta me sorprendió y casi nadie conoce es Soft for Digging, la ópera prima del realizador J.T. Petty, que luego ha hecho cintas más comerciales pero jamás tan inquietantes. Casi sin diálogos (no os preocupéis por la falta de subtítulos), de poco más de una hora y con una realización algo amateur, tras un inicio algo repetitivo, la película nos sumerge en un sueño onírico terrorífico del que cuando queramos desprendernos ya será demasiado tarde. Cinta de terror de autor que arriesga y donde el bosque es sin duda un personaje más. Puede que el más inquietante. Como siempre no es apta para todos los gustos. Si no vaya gracia...

Fear X

Pues ahora con el aura que está tomando su genial director Nicolas Winding Refn (que como sabéis este año trae a Sitges Only God forgives), quizás ya no es tan desconocida, pero hasta hace muy poco era de los pocos que clamaba en el desierto por reivindicar esta película que protagoniza un fantástico John Turturro, que va sobre la ansiedad, la culpa, la venganza, el dolor, la depresión y que nos sumerge, en uno de los más brillantes homenajes al maestro Lynch, en mundos oníricos que se mezclan con los reales, pasillos rojos y ascensores, todo ello aliñado de desenfoques que se introducen en mentes, subconscientes, el infinito y más allá. Un joyón.


One point 0

De este año podría sacar varias películas que me gustaron y que no han sido demasiado reconocidas como la cinta de animación Strings, Birth o Marebito. También es el año que vi Old Boy, pero pero éso es otra historia.  One point 0 es una película oscura e inquietante que nos hace seguir los pasos de un informático que trabaja obsesivamente para una compañía de la que no se nos da demasiada información y que empieza a perder los nervios cuando comienza a recibir por correo paquetes vacíos. A su estado anímico no ayuda la extraña comunidad en la que vive, con unos vecinos sórdidos y extraños, especialmente inspirados están dos actores ya de por sí inquietantes, Udo Kier y Deborah Kara Unger, ni su obsesión por el trabajo y por las posibles conspiraciones sobre él. Paranoica visión de un microcosmos aislado por la tecnología y la inevitable soledad, que puede funcionar como metáfora de una sociedad enferma y enfermiza, One point 0 es una obra tan extraña como reivindicable, tan lúgubre, oscura e incomprensible, como lúcida y visionaria.

Ab-Normal beauty

Los hermanos Pang realizaron algunas cintas de terror muy reseñables en los inicios de la década pasada. La más conocida y seguramente la mejor es la terrorífica The eye, con una primera mitad que creo se encuentra entre lo mejor del cine de terror contemporáneo. Sin embargo, a menudo su potente estilo visual se ve empañado por guiones mediocres o abiertamente malos. No ocurría ésto con la cinta Ab-normal beauty, un par de años posterior a The eye. Es una cinta de terror malsana, morbosa, que juega con la muerte y que consigue producir un mal rollo considerable. Excelentemente rodada, bien interpretada y muy insana, su efecto de pesadilla traspasa la pantalla y se adueña de un espectador indefenso, que no quiere mirar...pero que no puede apartar su mirada de la película.


Exiled

Exiled es quizás hasta la fecha la mejor película de Johnnie To. En ella, dos asesinos a sueldo, llegados a Macau para ejecutar a un colega que pretende empezar una nueva vida, se enfrentarán a un dilema cuando otros dos antiguos socios intenten trastocar su misión. Abierta la negociación, aparecerá un quinto asesino que pondrá en peligro la incipiente tregua. Secuela de The Mission (1999), lo que allí era la observación de los tiempos muertos de una banda de asesinos antes de actuar, se transforma aquí en acción pura y dura. Con unas coreografías de acción muy trabajadas, un poético uso de la cámara lenta y una historia sobre la amistad, la lealtad y sus límites, Johnnie To nos impacta con unas imágenes que no dan tregua al espectador, que lo fascinan, que lo vacilan y hace de esta sublime película de acción una pequeña obra de arte.


Nocturna

Tim tiene miedo a la noche, a la oscuridad. Pero una aventura que no le tocaba vivir le va a hacer descubrir de forma mágica a todos los personajes que se esconden tras la noche y que van a velar para que todo funcione a la perfección. Nocturna es una película española de animación no solo muy superior al resto de películas de animación nacionales por mucho, sino incluso muy superior a muchas producciones americanas
que arrasan en taquilla. Es una película pequeñita, poética, imaginativa, dibujada con un trazo lleno de curvas y espirales exquisito, repleta de personajes entrañables y muy recomendable para los niños. Divertida y entrañable de principio a fin. Ese año había más cintas muy reivindicables y menos conocidas, pero amo a Nocturna. Que se sepa.


The sky crawlers

Ya sé que muchos me diréis, pero hombre, esta película es muy conocida, incluso se estrenó. Lo sé, Nocturna también lo es. Pero el título del post dice que las películas han pasado DEMASIADO desapercibidas, no desapercibidas. Y ésta lo pasó, ya que debió figurar en todas las listas como de lo mejor del año pues es una película excelente del, hoy en horas bajas, pero brutal director Mamoru Oshii.
En The sky crawlers, Oshii traza un triste retrato de animación futurista, donde las guerras no existen, aunque se mantienen como espectáculo, como deporte, podríamos decir. La película se detiene en la vida de los "especiales" niños que protagonizan estas guerras, y lo hace retratando sus tiempos de espera entre batalla y batalla, sus dudas, su melancolía, su falta de motivación y de esperanza. Con una animación espectacular en las escenas de acción aérea y de languidez mate en el resto de secuencias, el director nipón nos brinda una película que como es habitual en él, se acerca a la filosofía, a la esencia misma del desencanto y nos muestra la paulatina evanescencia de los sentimientos en las vidas que retrata. Una obra mayor y bellamente triste.

Nymph

En este blog hemos hecho apología del director tailandés Pen-ek Ratanaruang, pero es un director todavía muy desconocido entre el público, incluso el cinéfilo. Su cine no es fácil y la película citada es quizás la más extraña de su extraña filmografía, con universos que lo acercan a su compatriota Weerasethakul. Así que no es para todos los gustos, pero a mí me parece una película deliciosa.
Nymph nos narra la llegada de un fotógrafo y su mujer a un bosque, marcado por la magia, marcado por el pasado, donde él debe hacer un reportaje fotográfico y ella tan solo le acompaña. Marcados por una relación muy deteriorada, el fotógrafo cada vez se sentirá más cercano a la naturaleza que le ofrece la selva que a las personas. La película es extremamente contemplativa, levemente inquietante y está rodada con una cámara que parece mecerse entre los árboles para balancearnos con imágenes que nos hiptotizan, que nos fascinan, mucho más allá de su tenue argumento. La sensualidad de la naturaleza, no tiene nada que envidiarle a la etérea y al mismo tiempo carnal sensualidad que desprende su bella protagonista, la actriz Wanida Termthanaporn. Fascinante.

Somos lo que hay

De hecho el 2010 fue el año de Catfish, pero como con su inclusión en la SO de Cine-On di por acabada mi larga y concienzuda reivindicación de aquel film, me permito reivindicar otra cinta muy interesante, que además estará en la edición de este año de nuevo en boca de todos, ya que en Sitges 2013 se presenta el remake americano de la misma.
Somos lo que hay es una cinta mexicana, más cercana a algunos melodramas de Ripstein que al género fantástico, nos muestra a una familia muy "especial" de una forma cruda, sucia, con una narración que domina el lenguaje de las "elipsis" y que resulta una propuesta salvaje (no tanto en imágenes como en contenidos) que nos muestra un México brutal, amoral y malsano que logra trasmitir la historia y sensaciones que se proponía. Un film que a veces se tiñe de un humor negrísimo y que se disfruta bastante, pero gana con la reflexión tras su visionado.

Scabbard Samurai

Pese a que los seguidores de este blog recordaréis que la pusimos en el Festival Pirata de cine asiático de hace dos años donde además ganó varios premios, seguro que estáis de acuerdo conmigo en que la cinta es relativamente desconocida, sobre todo si no participasteis en aquel festival. Ello unido a que los mejores títulos de aquel año en Sitges (Drive, The turin horse, Melancholia) son de sobras conocidos por todos, pues volvemos a la cinta japonesa más hilarante y de humor más marciano de los últimos años.
Dirigida por Hitoshi Matsumoto, un inclasificable cómico y director de cine, que habitualmente rompe y revienta y reinventa géneros, es aquí algo más tradicional, dentro de lo que cabe. Realiza una comedia que bebe tanto de programas del estilo "Humor amarillo" como del hieratismo de Buster Keaton y que resulta totalmente delirante y surrealista. Con los 20 primeros minutos más divertidos que he visto en mucho, pero que mucho tiempo, la película está luego repleta de magia, gags varios, mucho encanto y algún altibajo y final polémico. A descubrir si no lo has hecho.

Wolf children

Ya que por motivos ajenos a nuestra organización, no pudimos incluirla en el reciente Cine-On, una vez confirmada y teniendo en cuenta, que de momento ni se ha estrenado ni creo que lo haga, permitidme acabar esta tanda de cintas con Wolf Children, una pequeña delicia.
Wolf Children está dirigida por el cada vez mejor Mamoru Hosoda (quizás una de las grandes esperanzas del anime post Kon y Miyazaki junto a Shinkai) La película es muy brillante y solo en su contra se me ocurre decir que de haber acortado unos veinte minutos  a las dos horas de su duración, sin duda hubiese salido ganando. La historia de esta familia de hombres lobo es imaginativa, llena de matices, de detalles, con una animación clásica muy encantadora, sutil, hermosa, triste, mágica, tierna y de visonado más que agradable. Con los obvios puntos en común con Miyazaki (como recuerda la casa de campo a la de Totoro) la película se desmarca del maestro para evolucionar y trazar una fábula sobre el propio yo, más allá de nuestra naturaleza y nuestros orígenes. Un film hermoso que de no haber visto, deberíais repescar.

Pues nada más. Espero que la lista haya sido de vuestro agrado y os ayude a quererme (u odiarme) un poco más. El martes iniciamos por fin la andadura bloguera por Sitges 2013 (que se inicia el viernes) con mi top-25 de imprescindibles de esta edición. Disfrutad del fin de semana.

viernes, 7 de julio de 2017

Cine de terror mudo (1895-1929): 12 propuestas


El propósito de hoy es hablar de cine de terror pretérito, es decir, de aquel rodado entre los orígenes del cine y el 1929, que podríamos englobar poco más o menos dentro de la etapa muda del cine. 
Buscando listados por internet de esta época me he dado cuenta de que los mismos brillan por su ausencia. Los años 30 son otra cosa y ya podemos encontrar varios blogs y revistas digitales que le dedican apartados al cine de terror de estos años. Pero el terror mudo está muy poco tratado por estas lares y mi intención es, con un personal top-12, aportar mi pequeño granito de arena para llenar este hueco.
Lo primero que caber decir es que salvo contadísimas excepciones, el género de terror en los primeros años del cinematógrafo es un género que probablemente no se concibe como tal y que por lo tanto, visto desde los ojos viciados de hoy día, a veces cuesta delimitarlo. Además de nuestra perdida de la inocencia las fronteras genéricas en estos primeros films son muy tenues y se suele mezclar ciertos aspectos terroríficos con otros que nos acercan al drama o incluso a la comedia. A la hora de elaborar esta lista me he basado en mi absoluta subjetividad y he descartado películas que me cuesta ver como cintas de terror incluyendo otras que quizás os cueste ver a vosotros, pero como toda lista es opinable y solo pretende ser un primer paso para que quien quiera profundizar más en el cine de terror de estos años.
Cabe decir que en estos primeros años se suele considerar que el expresionismo alemán contiene algunas de las características que luego desembocarían en el cine de terror que conocemos. En algunos casos incluiré cintas expresionistas por parecerme cercanas a este terror citado y en otros (Fausto y todas sus versiones y variantes, El Golem, Waxwords, etc...) no lo haré pues me cuesta ver en ellas más allá de ciertas estéticas una relación demasiado directa con el terror. También he obviado algunas otras películas porque no me gustan (caso de Las manos de Orlac, por ejemplo) o porque pese a sus títulos no tienen ningún elemento que yo pueda considerar que las acerca al género de terror (como Genuine: A tale of vampire o Los ojos de la momia, así como los títulos de Méliès o Segundo de Chomón) Pero conste que cada uno lo verá a su manera. Sin más, mi top-12 de cine de terror desde los orígenes del cine hasta 1929 en orden ascendente. Espero continuar algún día con estas listas.


12- Frankenstein (1910) de J. Searle Dawley

Breve apunte: Varios cortos mudos, la mayoría de Mèliés o Segundo de Chomón incluyen personajes cercanos al terror pero su tratamiento es más bien cómico. Sin embargo, este Frankenstein de uno de los discípulos de Edison sí tiene la intención de inquietar y es sin duda una muestra de lo que podemos considerar el cine de terror más pretérito. La muy libre y muy breve adaptación de la obra de Mary Shelley contiene un monstruo y algunas escenas, como la de su aparición, que debieron resultar inquietantes para la época.

Lo mejor: El deseo de inquietar, las apariciones del monstruo.

Lo peor: Que hoy pueda provocar más risa que miedo y sin duda, ese final tan de la época que visto ahora da vergüenza ajena.


Podéis ver la película completa en Youtube con subtítulos en español.







11- L'inferno (1911) de Giuseppe de Liguoro, Francesco Bertolini, Adolfo Padovan

Breve apunte: Es cierto que este Infierno basado muy libremente en la Divina Comedia y con un pie en el surrealismo está muy alejado de lo que hoy día podríamos considerar una cinta de terror pero las trabajadas secuencias del infierno no pretenden otra cosa que provocar pavor en el espectador. Pavor al infierno. Y quizás para una persona creyente de la época nada más terrorífico que esta aproximación a visualizar por primera vez en cine lo que hasta entonces había imaginado y solo había sido mostrado o descrito por otras disciplinas artísticas.

Lo mejor: Varias secuencias muy inquietantes y curradas para la época, como la de los cuerpos enterrados de los que solo vemos la cabeza.

Lo peor: Sus decorados, obviamente hoy son de cartón piedra y se ve más como curiosidad que otra cosa. 



Se puede ver en Youtube con intertítulos en inglés y calidad justita. Está editada en dvd y también se puede descargar por la red fácilmente con subtítulos en español.




10- La chute de la maison Usher (La caída de la casa Usher) (1928) de Jean Epstein

Breve apunte: La adaptación del famosos cuento de Edgar Allan Poe (hay un cortometraje anterior absolutamente surrealista y muy alejado del terror) prueba de emular algunos de los rasgos góticos, decadentes pero poéticos del relato. Al relato le cuesta arrancar y funcionar en el arte narrativo del cine porque en sí las imágenes tampoco logran llenar la pantalla. Pero es un buen intento y tiene un gran momento de aparición bastante terrorífico.

Lo mejor: El citado momento fantasmal y el ambiente gótico en general

Lo peor: Complicada de adaptar en imágenes, la película se resiente y en algunos fragmentos resulta tediosa. 





En este caso está por Youtube con subtítulos en francés. Pero como la anterior es fácilmente descargable por la red y hay subtítulos en español.





9-The penalty (El hombre sin piernas) (1920) de Wallace Worsley

Breve apunte: Drama, cine de gangsters e historia de amor se unen en esta cinta en que el terror viene dado por la inquietante interpretación de Lon Chaney buscando venganza y por esa brutal representación del tullido. Multigenérica y amena solo se pierde en ciertas incongruencias de guión pero se disfruta mucho. Se puede considerar de terror muy por la tangente hoy en día. Pero ubicados a inicios de los 20 seguro que lo era. Mantiene cierto rollo inquietante.

Lo mejor: Lon Chaney, brutal y la sorprendente verosimilitud de su estado sin piernas

Lo peor: El guión a veces se lía en exceso. Y la moralina final, claro.






Os dejo uyna excelente versión en HD del Youtube, con intertítulos en inglés, pero vamos, muy fáciles incluso para los que no dominamos mucho. Y si no ya sabéis, la bendita red...





8- Garras humanas (The unknown) (1927) de Tod Browning

Breve apunte: Tod Browning, que sería el director de cine de terror más importante en los años 30 junto a James Whale, realiza con The Unknown su primera gran película (la anterior, la mítica y desaparecida London after midnight no podemos valorarla). Más que terror se trata de un cuento muy cruel, una historia de amor y dolor terrible en el entorno del circo donde de nuevo, el punto inquietante lo pone un siempre terrorífico (y en este caso tierno) Lon Chaney.

Lo mejor: Sin duda las caras de Lon Chaney, un auténtico recital. Pero también esa escena de cuchillos dejando en ropa interior a una sexy Joan Crawford en una secuencia muy atrevida o la tensión que se logra en esa escena final con los caballos. Mención aparte los enormes escenarios de la nefasta operación a la que se va someter nuestro protagonista.

Lo peor: Un final repentino con moraleja. Que sabe a poco.

En este caso no la he localizado para visionarla online, pero la podéis encontrar sin problemas por la red, subtítulos incluidos. Os dejo un excepcional fragmento, para que veáis lo que hace el bueno de Lon Chaney con su rostro...




7- Dr. Jekyll and Mr. Hyde (El hombre y la bestia) (1920) de JohnS. Robertson

Breve apunte: Prematura versión del tan aprovechado por el cine relato del Dr. Jekyll y Mr. Hyde. Una historia de poder, de amor y pasión pero también que deja al descubierto los instintos más primitivos del hombre. Sin llegar a los niveles de atrevimiento de su posterior versión en los 30 la película ya plantea sin deamasiado pudor esa creciente ansia sexual del protagonista que termina por perderle.

Lo mejor: Este atrevimiento a incluir componentes sexuales en la trama. La actuación de John Barrymore. Esa transformación que hoy vemos tan arcaica pero que está cargada de encanto.

Lo peor: Es muy irregular y no puede prescindir de la moralina tan habitual en aquella época. Tiene minutos muertos.




La podemos ver en Filmin: https://www.filmin.es/pelicula/dr-jekyll-y-mr-hyde

Os dejo la transformación...





6- Suspense (1913) de Phillips Smalley, Lois Weber

Breve apunte: Muy sorprendente este cortometraje de apenas 10 minutos co-dirigido por una mujer por varios motivos. En primer lugar por sus planos arriesgados y vanguardistas (pantalla partida en 3, retrovisor, ladrón visto desde arriba...). En segundo lugar por mostrar una situación terrorífica que después se mostrará en cintas de terror hacia la saciedad: la mujer que se queda sola en casa y es amenazada por alguien que logra colarse dentro. Es obvio que la intención de la película se aleja del terror como lo conocemos hoy en día, pero es más aproximada al género que muchas de las así consideradas con posterioridad. Y muy desconocida. Descubrirla.

Lo mejor: Sus planos experimentales, arriesgados, vanguardistas y a veces imposibles que la acercan al onirismo.

Lo peor: Su inocencia. 




Aquí no hay más texto que una breve carta en inglés. No os la perdáis.




5-The cat and the canary (El legado tenebroso) (1927) de Paul Leni

Breve apunte: Una historia en donde se juntan mansiones encantadas, fantasmas, locos fugados del manicomio y un testamento que puede hacer de cualquiera de sus posibles receptores un potencial asesino es sin duda digno de figurar en un lugar de honor en esta lista debido a la vigencia de los muchos temas que trata y por lo que intuyo ha influenciado a posteriores películas que se han ido influenciando respectivamente hasta nuestros días.

Lo mejor: Sin duda esa casa encantada con múltiples escondrijos y esa mano terrorífica atacando a sus ocupantes.

Lo peor: El conjunto respira mucha irregularidad y a veces parece no saber muy bien a dónde ir. Además hoy en día su previsibilidad es obvia. 




La podéis encontrar en Filmin: https://www.filmin.es/pelicula/el-legado-tenebroso .
Os dejo una secuencia.






4- Häxan: la brujería a través de los tiempos (1922) de Benjamin Christensen

Breve apunte: Para todos aquellos que penséis que esos híbridos entre documental y ficción tan de moda hoy en día son un fenómeno reciente echar una mirada a esta cinta danesa de hace 92 años. De rotunda modernidad, mezcla documental didáctico con documental ficcionado y nos habla de la "brujería" y de sus consecuencias en distintas épocas. Tampoco faltan culto a demonios, iglesia, locuras y patologías varias, instrumentos de tortura incluidos. Una extraordinaria rareza.

Lo mejor: Su plasmación del imaginario telúrico con demonios y brujas usando sobreimpresiones, animaciones y extraordinario maquillaje.Los episodios 3 y 4, estremecedores, donde vemos el modo de actuar de la Inquisición y que nos tememos se parecía mucho a lo mostrado.

Lo peor: Pierde bastante interés en sus últimos capítulos

Se puede ver en Filmin: https://www.filmin.es/pelicula/haxan
Os dejo el trailer.





3- The phantom of the opera (El fantasma de la ópera) (1925) de Rupert Julian

Breve apunte: La primera versión que conocemos del famoso fantasma tiene muchos aciertos y quizás es una de las primeras películas que podemos considerar de terror puro de la historia del cine. Un loco deformado que secuestra a una chica a las catacumbas de la ópera y que quiere forzarla a que le ame y un final que seguro después influenció a Frankenstein años después.

Lo mejor: Esas trampillas, pasadizos secretos, cristales con un mundo detrás que llenan las catacumbas de la ópera. El juego de luces y sombras de la película y por supuesto, una vez más, el omnipresente y magnífico Lon Chaney. El momento en que se descubre su cara...

Lo peor: Cierto exceso amoroso melodramático, muy de aquella época, así como también el típico humor de contrapunto que hoy en día casi nunca resulta. 




También esta en Filmin: https://www.filmin.es/pelicula/el-fantasma-de-la-opera-1925
Os dejo la escena en que se le ve a cara a Lon Chaney...




2- El gabinete del doctor Caligari (1920) de Robert Wiene

Breve apunte: La más radical muestra de ese movimiento que empezaría a conocerse como expresionismo alemán, El gabinete del doctor Caligari es una película única que más allá de su estética se adelanta a su tiempo componiendo una historia en la que el plano real y el de la locura se solapan y se retroalimentan. Su influencia seguirá hasta nuestros días con muchísimo cine incluido Lynch o Shutter Island de Scorsese.

Lo mejor: Sus escenarios cartón piedra alucinógenos e irreales, el onirismo de la feria, el fascinante manicomio lleno de locos  y obviamente el secuestro por los tejados

Lo peor: Muy poca cosa, pero diremos el hecho implícito del expresionismo, con sus exageraciones interpretativas que puedan echar a alguno para atrás o un pequeño bajón climático en el segundo tercio de la cinta.



También en Filmin: https://www.filmin.es/pelicula/el-gabinete-del-doctor-caligari
Os dejo un trailer.




1- Nosferatu (1922) de F.W.Murnau

Breve apunte: Una de la varias obras maestras de F.W.Murnau, adaptación encubierta del Drácula de Bram Stoker que después le traería al director problemas por no haber comprado los derechos del libro. Obra clave del expresionismo alemán y relato fiel en esencia, sobre todo de la primera parte de la novela, la cinta de Murnau se puede considerar uno de las únicas películas de terror puro de la etapa del cine mudo.

Lo mejor: La terrorífica interpretación y caracterización de Max Schreck animalizando al vampiro de forma magistral. Las escenas del barco, con Nosferatu levantándose o en la cubierta. Nosferatu succionando largo rato, de forma terrorífica, el cuello de la chica. La ambientación. La vaporosidad. La irrealidad onírica. Como logra capturar la esencia del terror.

Lo peor: Quizás decae un poco en la primera parte del quinto acto, con el tema peste. Y ese Nosferatu andando a la luz del So, ¿es un demérito, un fallo o hay algo más? Un demérito que tiene el encanto de llenar páginas y páginas de críticas, opiniones e interpretaciones.

Obviamente, también en Filmin: https://www.filmin.es/pelicula/nosferatu
Hay un trailer fantástico...

















Y como bonus, si queréis ver algunas de las primeras imágenes de monstruos del cine, os dejo un vídeo compendio, con escenas de películas que van del 1896 al 1910 (excepto Frankenstein no hay ninguna en la lista), que vistas así y con música tienen su rollo terror pero vistas en su conjunto poquito. En cualquier caso la primera semilla del cine de terror, sin ninguna duda está en estas películas pioneras. 



martes, 4 de julio de 2017

Mis apuntes sobre Kiyoshi Kurosawa


El director japonés Kiyoshi Kurosawa lo descubrí, como tantos otros, en el propio festival de Sitges hace algunos años. Además solía entrar en muchas listas de cine de terror de la pasada década (sobre todo de terror oriental) con su aclamada Kairo, así que pronto me vi tanto en el festival como en casa algunas de sus obras. Es un director muy especial, no apto para todos los gustos, que suele realizar películas de terror muy lentas y con un gran componente dramático o dramas en que en algunos casos aflora un componente fantástico. Sea como fuere su estilo parsimonioso, su capacidad para provocar tensión casi de la cotidianeidad (un poco como Ti West pero en japo) y su capacidad para escribir y filmar relatos fronterizos genéricamente hablando le ha dotado de un número considerable de seguidores, sobre todo en el panorama festivalero.  Yo confieso que prefiero de mucho el Kurosawa que rueda terror, me parece mucho más auténtico, así que pese a que el trailer da un poco de miedo (del malo, me refiero), sin duda este director irregular, sí, pero a veces fascinante que se coló en mi reciente top-60 de directores en activo,  :



Hasta ahora había visto bastantes películas de Kiyoshi Kurosawa pero dada su extensa filmografía, muchas menos de la mitad. Mi orden de las que había visto hasta ahora sería el siguiente:

1- Retribution, creo que una obra maestra del terror paranoico, onírica, lynchniana y aterradora. Me fascina.

2- Seance, una apuesta muy personal. Tv-movie de gran factura con todo ese terror de la cotidianeidad que tanto me gusta del japonés. A descubrir.

3- Kairo, quizás la cinta más mítica suya y sin duda la que le dio a conocer en Occidente para la mayoría. Irregular pero a ratos fascinante y mezcla, con su estilo, terror, soledad y filosofía, que no es poco.

4- Tokyo Sonata, su drama más reconocido y último largometraje hasta la fecha, sin duda es una buena película pero su rasgo distintivo como director de fantástico es aquí casi invisible y se acerca a otras cintas niponas similares.

5-Loft, una película rajada sin compasión por casi todo el mundo. Tiene un final malo de traca, lo reconozco, pero hasta entonces tiene lo que más me gusta de Kurosawa, ese terror minimalista y casi insustancial que viene de lo cotidiano, más de nuestros miedos que de lo que ocurre. Y ese ritmo tranquilo fascinante.

6- Cure, este thriller bastante primerizo en su filmografía tiene muy buena crítica habitualmente, pero a mí me recargó un poco en su guión loco y desmesurado. De todas formas, recomendable. 

7- House of bugs, la única película suya que hasta ahora  había suspendido. Una tv-movie torpe y sin gracia en que su estilo contemplativo, al no estar cargado de talento, pasa a ser directamente aburrido.

Al encarar este previo Sitges y decidir lo que quería recuperar de su filmografía, un visionado lo tenía muy claro, su última obra, una miniserie de cinco capítulos y más de cinco horas de duración que se pasó enterita y seguida en el pasado festival de San Sebastián. Su título Shokuzai (Penance). Ya que veía la última obra del realizador y dado que la primera suya que había visto era Cure, su quinta película, ¿por qué no la primera?, así que también apunté a la lista de visionados Kandagawa wars. Y para finalizar quería acercarme a alguna de sus películas más reconocidas que hasta ahora no había podido ver. La elegida: Brigh future.

El resultado, muy irregular, paso a detallarlo a continuación con especial atención a lo que realmente quería ver y de lo que menos se ha hablado, su serie Shokuzai (Penance).


Poco me voy a detener con Kandagawa Wars. Todos tenemos nuestros orígenes pero está claro que, en algunos casos, sería mejor obviarlos. La primera cinta de Kiyoshi Kurosawa, de una hora escasa, de factura muy amateur, no solo no tiene nada que ver con su posterior obra cinematográfica, ni en factura, ni en intenciones, si no que además es terriblemente mala. Patética diría. Una especie de comedia absurda con fuerte carga erótica, muy exploit, sin gracia y lo que es peor, sin ni tan solo morbo. Un despropósito que no hacía augurar nada bueno en la carrera del director japonés. Por suerte evolucionaría. Y mucho.






Lo decía en el previo. Reconozco que donde realmente me fascina Kurosawa es en sus cintas de terror atmosféricas, minimalistas, que se toman su tiempo y que se acercan al drama, fusionando ambos géneros. Cuando el director japonés se lanza abiertamente al drama, ni que sea con un componente fantástico como en Bright Future que nos compete, en mi humilde opinión pierde el rasgo distintivo y pasa a parecerse a otros directores asiáticos que tratan la soledad desde posiciones minimalistas, contemplativas y algo apáticas. En Bright future, la historia de dos chicos que se aman y que se enfrentan a un destino  a que su estupidez les ha llevado, se eleva a veces con los momentos oníricos de las medusas o con alguna verdad absoluta entre uno de ellos y el padre del otro, pero, la verdad, es que me provoca cierta indiferencia en la mayor parte de su metraje. Quizás fuese el día...

Y vamos con el que era el último trabajo hasta la fecha de Kiyoshi Kurosawa, Shokuzai (Penance), traducido aquí como "Expiación". Primero de todo quiero decir que la serie, de cinco horas, es muy irregular y que en algún momento he dudado si otorgarle esta cuarta estrella, pero tras algunos minutos de reflexión creo rotundamente que la merece. Nos encontramos ante un thriller presentado en cinco partes con una fuerte carga dramática. De hecho me atrevería a decir que en la mayor parte de su duración es un drama con leit motiv de thriller y que solo en algunos instantes, como en el tramo final, el thriller toma la preferencia genérica.
El principal problema de Shokuzai es que su primera media hora es probablemente lo mejor de la serie, con el handicap que ello presupone. El asesinato a una niña, el silencio de las compañeras que han podido ver al asesino, una madre desesperada y vengativa y un salto en el tiempo, quince años después, para seguir a una de las testigos, en su extraña y caótica vida, en que no ha podido olvidar el crimen del pasado ni su silencio. En este primer episodio, sobre todo en la primera mitad encontramos alguno de los rasgos distintivos de Kiyoshi Kurosawa que más me apasionan: instantes de terror cotidiano, terror que viene más por nuestros propios miedos que por lo que la película muestra, ritmo muy lento que nos va descubriendo a los personajes, cierto onirismo, soledad sin solución, tristeza existencial...
Pero el tramo final de este primer episodio se hace algo repetitivo. Y lo peor es que en el segundo y tercer episodio, en que la historia sigue a otras de las niñas que fueron testimonio del asesinato, de nuevo quince años después, parecen un poco de relleno y son sin lugar a dudas lo más flojo de la serie. Pero claro, dos capítulos flojos no son pocos de cinco. Por suerte en la cuarta la historia emerge de nuevo y en el quinto no solo vuelve a subir aún más el nivel si no que además vuelve a cambiar de género acercándose a este cine asiático (normalmente coreano, pero no olvidemos por ejemplo Confessions) de venganzas rebuscadas e hiperbólicas que tanto suelen gustarnos.
El resultado final, visto su conjunto, es realmente notable, pese a esa irregularidad que desprende el conjunto. 


martes, 20 de junio de 2017

Filmografía de Eduardo Sánchez: El hombre que pasó desapercibido tras co-dirigir The Blair witch Project

Tras tanto post serio y grandilocuente y extenso, vamos a irnos por el lado del terror y del cine menos conocido y menos actual en el modesto post de hoy. Vamos a hablar de uno de los dos directores de una de las películas más influyentes del cine de terror moderno: El proyecto de la bruja de Blair. En concreto de Eduardo Sánchez, co-autor de la película aludida y de tres largometrajes posteriores que han pasado bastante desapercibidos para el gran público y de forma no del todo justa.
Seamos claros. El cine de Eduardo Sánchez no es genial. Su irregularidad, incluso dentro de una misma película es obvia. Su condena a lidiar con bajos presupuestos tras su ópera prima tampoco le ayuda en exceso. Pero justo por este motivo, considero que Eduardo Sánchez suele salirse por encima de la media en los resultados globales de sus películas y que solventa con cierta artesanía y buen hacer buena parte de su obra, donde otros con sus nimios presupuestos caerían en el más profundo ridículo. Es lo que se llama ciertas dosis de talento. Pero hagamos un breve repaso a sus cuatro películas:

El proyecto de la bruja de Blair, amada y odiada por el público, es una de las películas más influyentes (para bien o para mal) del cine de terror de los últimos 25 años. Creo que esta afirmación es sin duda indiscutible. Luego cada uno ofrecerá su valoración. La mía es que es una de las mejores películas de terror de los últimos 25 años y que debería figurar sin ninguna duda en una antología de las mejores películas de la historia del cine de terror. Porque más allá de su acertado marketing, la película co-dirigida por Eduardo Sánchez y Daniel Myrick es un tratado del terror puro, visceral. De aquel que sentimos de forma abstracta basándonos en ciertos referentes culturales o populares que sin quererlo nos acechan. La bruja del título es solo uno de los temores de los personajes perdidos en el bosque. Porque en realidad el terror es a la oscuridad, a la soledad, a lo desconocido, a nuestra propia capacidad de generar terror de lo abstracto. La cinta, rodada con un presupuesto ínfimo y con actores no profesionales y con la cámara en mano logra unos resultados espectaculares, con momentos de terror puro como pocas veces se han mostrado en una pantalla de cine y un final ejemplar que muchos han copiado sin exhibir tanto talento. El cine de terror mockumentary o found footage alcanzaba una cumbre que decenas de películas después no ha sido ni superado, ni igualado, ni tan solo nadie se ha acercado de ninguna manera. Una auténtica maravilla vilipendiada por muchos y amada por otros. Historia del cine de terror hace muchos años. Por algo será.

Tras esta película y tras un mediometraje para explotar el filón de la bruja por televisión, ambos directores se separan e inician desiguales y bastante fracasadas carreras en solitario. La segunda cinta dirigida por Eduardo Sánchez es Altered. Y pese a ciertas irregularidades y un final bastante triste no está nada mal. Es otra película con cuatro personajes y casi una sola localización en su mayor parte de metraje que saca unos resultados muy destacables de una premisa a priori ya tratada hasta la extenuidad en el cine de terror. Pero la dirección de Sánchez hace de esta película de extraterrestre atrapado que tras ser encerrado en una casa buscará venganza nos recuerde a veces a La cosa de Carpenter, otras a cintas del estilo putrefacto de Cabin Fever, la ópera prima de Eli Roth y solo a veces nos recuerde un cierto cine de tono casposo no del todo acertado. La valoración final es más que positiva y la tensión que el director logra crear de las relaciones personales en un momento de tensión y miedo extremo en un espacio cerrado no están al alcance de todos los pulsos.

Su tercera película quizás es su cinta más floja, pese a un inicio más que prometedor. Quizás porque de alguna manera el director intenta triunfar haciendo ciertas concesiones en su guión y el tiro le sale por la culata. Estamos hablando de Seventh Moon que tiene un arranque muy prometedor de terror minimalista y auténtico muy en la linea de la ópera prima del realizador o del Ti West más inspirado pero pronto se desmorona. Lo que el director tenía por contar, la idea inicial, termina pronto. Y claro hay que llenar el metraje. Esto es un largo. Así que la historia se alarga sin justificación, se repite, aburre y pierde fuerza hasta llegar a un final pésimo, efectista, con un guión que hace aguas y que termina por lastrar el vago recuerdo que quedaba de su esperanzador inicio. Muy flojita. 

Sin embargo, su última cinta, Lovelly Moly es quizas su mejor película desde aquella lejana ópera prima del 1999.  Y es que Eduardo Sánchez la acierta con esta nueva vuelta de tuerca en el tema de posesiones. Una chica recién casada se traslada a su casa familiar que llevaba años abandonada. Pero algo del oscuro pasado de su infancia parece escondido en la casa, en forma de ente y está dispuesto a volver a atemorizarla. Obsesionada, temerosa, la adorable Molly del título empezará a degenerar física y emocionalmente hacia un estado de trastorno. Con secuencias muy logradas de terror paranormal, con explicaciones y conclusiones ambiguas e incluso con una ciertas intenciones que trascienden en mucho el mero género de terror la película es algo irregular, cierto, pero muy reivindicable.